Mario López de Ávila

Sobre este capítulo

Los antecedentes de este capítulo se encuentran en la edición del 2013, bajo el título “Corporate Lean Entrepreneur” y en el documento firmado por Susana Jurado + María de Olano titulado “Lean Elephants”, en el que describen el trabajo que hemos realizado en el último año y medio en Telefónica I+D en España. Mi interés se centra ahora en las personas que hacen posible el lanzamiento con éxito de programas de Intraemprendimiento con enfoque Lean en grandes empresas. Los llamo, con admiración y respeto, ‘Corporate Innovation Hackers’, porque a menudo deben ir más allá de los límites de su cargo o puesto, utilizando con grandes dosis de creatividad su conocimiento de la cultura organizativa, las redes personales y los procedimientos, para conseguir los resultados deseados.

30 de octubre de 2014

Una consulta a los lectores del capítulo ‘Corporate Innovation Hackers’

Esta iteración no habrá actualización del capítulo.  Hay varias razones por las que he decidido no publicar lo que he escrito en estas últimas semanas, pero la razón principal es que no me siento cómodo con su evolución.  De hecho, estoy ahora mismo en una encrucijada y sinceramente me gustaría conocer vuestra opinión.

Veréis, mi idea inicial fue escribir sobre el papel del Mentor [externo] en los programas de innovación con enfoque de intraemprendimiento lean.  Es un tema que, modestia aparte, conozco muy bien, me atrevería a decir mejor que la mayoría, y sobre el que apenas hay nada escrito.  De hecho, no hay mucho escrito sobre Mentoring en el ámbito del [intra]emprendimiento [y muy poco que merezca una mención, salvo tal vez esto ].  Probablemente porque es una actividad que se desarrolla en un 99% de los casos sin ánimo de lucro.   En fin, quería ordenar ideas, documentar lecciones aprendidas, hacer un poco más fácil, en lo posible, el trabajo de mis colegas mentores.  Quería hacer por los mentores, por qué no decirlo, lo que Steve Blank había hecho por los emprendedores: proporcionarles un ‘método’.

Pero luego estaba el concepto que había acuñado, como resultado de mi trabajo de estos últimos años, del Corporate Innovation Hacker.  El agente del cambio, las personas en las organizaciones que, utilizando con grandes dosis de creatividad sus recursos y el conocimiento de la cultura organizativa, las redes personales y los procedimientos internos, consiguen que la Innovación se produzca.  Encuentran atajos, construyen [y cruzan] puentes, gestionan cadenas de favores, tocan aquí y allí, hablan con unos y con otros, negocian, convencen, seducen, nunca admiten un “no”, siempren encuentran una salida y finalmente consiguen que el ‘elefante’ organizativo baile como un personaje de ‘Fantasía’, la clásica película de la factoría Disney.   Y todo eso sin que la mayor parte de la organización sepa siquiera de su existencia.

Es un concepto muy ‘cool’.  Y merece la pena que se le dedique atención.

Así que empecé a escribir un capítulo en el que hablaría de los dos tipos de agentes, externos e internos, porque, me decía, en realidad el Mentor es un personaje clave en la Corporate Innovation Hackers Army.   No soy el único que está convencido de que ‘la magia’ se produce con más fuerza cuando trabajan de forma coordinada agentes externos [Mentor] e internos [responsables o coordinadores de área, ‘facilitadores’, gerentes de proyecto y miembros del equipo], podéis preguntar a Susana o a María.  Hay organizaciones que prefieren trabajar exclusivamente con ‘facilitadores’ internos.  Es su dinero, es su elección.  Nunca sabrán lo que pierden!

Pero me desvío del tema… para terminar esta entrada, que empieza a ser demasiado larga:  lo que me ha pasado estos días, sobre todo estos últimos días, es que según voy avanzando en la escritura crece más y más en mi la sensación de que estoy mezclando cosas que merecen, exigen, tener espacios diferenciados.  El primer requisito para pensar con claridad, ya sabéis, es separar bien las cosas.  Fraccionar.  Y si no piensas con claridad, sólo podrás comunicar tu propia confusión, Goldratt dixit.  Así pues, voy a dividir el capítulo en dos.  Mentores irá por su lado, CIH por el suyo.

Pero no me comprometo a escribir los dos.   Tengo una carga de trabajo considerablemente alta, así que no puedo embarcarme en la redacción de tres capítulos.

Y aquí viene la consulta.  Si tuviérais que elegir, ¿Qué capítulo querríais ver escrito? Y ¿Por qué?

  • José Luis

    La elección es difícil, pero me inclino por el capítulo sobre Mentoring por una cuestión práctica: estoy ciertamente interesado en aprender y aplicar el método.

    • lopezdeavila

      Apuntado queda 🙂

  • Alberto Terol

    Hola Mario

    Yo elegiría el de los Corporate Innovation Hacker por un motivo muy sencillo. El mentor es un apoyo para ese Corporate Innovation Hacker, pero a veces no puede contar con el lujo de tener ese mentor y se tiene que batir el cobre él solo. Es decir, la función de “Innovation Hacking” es un escalón conceptual superior, y el mentor sería una herramienta deseable, pero no siemple disponible. La “Innovation Hacking” hay que ponerla en marcha sí o sí, con independencia de los medios disponibles, de las herramientas a mano.

    Un abrazo

    • lopezdeavila

      Es un buen argumento 🙂
      Añado que todas las organizaciones con las que he trabajado en ese rol de Mentor [que tiene a su vez connotaciones de formador, mediador, solucionador, etc] han contactado conmigo después de intentarlo por sí solas o con el apoyo de empresas de consultoría tradicionales sin conseguir resultados plenamente satisfactorios.
      Sé que soy parte interesada, pero por lo poco que me conoces ya sabes que no diría esto si no lo creyera: la combinación de agentes externos [Mentor] e internos es 10.000 veces más potente que ir de ‘autosuficientes’ o contratar a la típica empresa de consultoría. Una de las principales razones por las que esto es así es por el papel de Conector que hace el Mentor, facilitando acceso a redes y recursos a los que ni los intraemprendedores ni desde luego un empleado de consultoría llegan.
      Pero entiendo que no siempre se puede elegir.
      Otro factor que hace que me decante por el tema del Mentoring es que sobre “agentes de cambio” en organizaciones hay literalmente decenas de miles de páginas escritas. Es verdad que el contexto influye y que hay mucha info dispersa, pero…
      Tomo nota de tu voto 😉

  • Jose Enrique Alvarez

    Hola Mario,

    creo que la figura del mentor tiene un papel muy importante para aumentar las posibilidades de éxito, no solo como facilitador, también como un punto de conexión adicional con la realidad fuera de la compañía.

    Mi voto a esta parte.

    Saludos. JEA

  • Antonio López

    Opinión dividida. Por un lado por mi interés personal y porque pienso
    que puede tener mas influencia para personas que suelen/solemos trabajar en una
    zona más gris, elegiría CIH. Es el lado movilizador donde normalmente falta bastante movimiento.

    Por otro lado intuyo que todo lo del Mentoring es como una multitud
    esperando a que abras las puertas .Si hay que poner foco esto puede ser
    más valor, mas rápido 😉

  • Pingback: Corporate Innovation Hacking. Intraemprendedores a escena | marketingstorming()